La mejor parte de ser un emprendedor (creativo)

by | Mar 21, 2022 | emprendimiento

Ser emprendedor es el mejor trabajo que he tenido en la vida.

(Versión en video)

Y ser emprendedor creativo todavía más.

Emprendedor creativo es un juego de palabras, es una redundancia, ya que todos los emprendedores son creativos de manera natural. Hay muchos tipos de emprendedores, pero todos tienen en común la búsqueda de problemas y la creación de soluciones. Si haces estas cosas en tu trabajo, tú también eres un emprendedor. Yo me describo como emprendedor creativo porque es como quiero ser visto por mis posibles clientes, colaboradores o socios. Es decir, tiene que ver con mi marca personal.

 

Además, la creatividad es uno de los temas qué más me gustan y apasionan, me parece fascinante la manera en que el ser humano utiliza sus habilidades o recursos para crear cosas que lo ayuden a vivir mejor, por eso ahora que mi trabajo reúne las dos cosas: la creatividad y la curiosidad por buscar problemas y ayudar.

 

No voy a negarlo, ser emprendedor (incluso si eres un emprendedor creativo) es una ocupación, es un trabajo. Y a pesar de ser el trabajo que yo escogí, tiene retos que se tienen que superar. No todos los momentos son miel sobre hojuelas, por eso es importante ser emprendedor haciendo algo que te gusta por encima de todo lo demás. Para ser emprendedor se necesita mucha disciplina, dedicación, resiliencia, trabajo duro, trabajo inteligente, conocimiento de ventas, de marketing y un montón de cosas más. La paradoja es que para ser un ejecutivo exitoso necesitas casi las mismas cosas, la diferencia es que cuando eres emprendedor eliminas muchos de los inconvenientes de trabajar para alguien más.

 

Yo he hecho las dos cosas, por eso te puedo platicar cuál es la mejor parte de ser un emprendedor creativo:

Todos tenemos una historia diferente, podemos coincidir en algunas cosas, por ejemplo, los intereses y las necesidades, pero si observamos los detalles, todos tenemos algo especial. Por eso cada emprendedor tiene una visión y necesidad única. Cuando trabajas por tu cuenta, particularmente como emprendedor, puedes diseñar un estilo de trabajo, un modelo de negocios y una compañía perfecta al estilo de vida que te gusta y a las necesidades que tienes que cumplir. Eso no pasa cuando trabajas para alguien más, y desde mi punto de vista ahí se originan muchos de los problemas e inconvenientes de depender de alguien más, no importa si es una compañía pequeña o un gran corporativo, las organizaciones prefieren tratar a todo el personal de la misma manera, por ejemplo, todo el mundo tiene el mismo horario, todos tienen los mismos periodos de vacaciones, las mismas prestaciones, etc.

Pero ¿qué pasa si eso no funciona para mí?, por ejemplo, ¿Qué pasa si yo necesito más vacaciones o tomarlas en un momento diferente? Si algo así pasa, el empleado es quien se tiene que ajustar a las condiciones que determina la compañía; lo entiendo, pero no lo comparto. Yo creo que esto no permite que los profesionales utilicen todo su potencial generando inconformidad y frustración. Estoy consciente de los problemas que implicaría intentar cambiar esas reglas del juego, para ser sinceros creo que es imposible, por eso para mi la mejor opción es emprender y por eso digo que tengo el mejor trabajo de mi vida.

Para mí, emprender es como comprar un terreno para construir una casa tal como la necesitas. Tú diseñas los espacios, con el paso del tiempo la vas modificando y si algún día la casa ya te queda chica o grande te puedes mudar. Porque cuando no emprendes estás limitado a la oferta que existe en el mercado, probablemente no encuentres lo que necesitas, pero acabas comprando lo que se parece más. Claro que emprender es un reto mayúsculo, pero cuando emprendes haciendo algo que te apasiona el camino se hace más fácil.

 

 

Basado en mi experiencia te voy a platicar la mejor parte de ser un emprendedor creativo:

1.    Decides las reglas

 

¿No te gustan las reglas en el trabajo?, entonces hazlo a tu manera.

Cuando emprendes tú decides cómo se hacen las cosas, qué procesos se utilizan, cuáles son las prioridades, los horarios de trabajo, etc.

Para muchas personas tener la responsabilidad de decidir todo es muy agobiante, puede ser si no te has preparado, pero si estás dispuesto a vivir como tú quieres, emprender es el camino más fácil para conseguirlo.

 

 

2.    Escoges los clientes y proyectos

¿Cuántas veces no te ha pasado que trabajas con cliente o en proyectos que no te importan nada?

Si eres un emprendedor tienes toda la libertad y responsabilidad de escoger los clientes y proyectos en los que quieres trabajar. No pasa de la noche a la mañana, pero una vez que estableces tu compañía y tienes un nivel aceptable de confianza, puedes buscar a los mejores en tu industria para colaborar con ellos.  El emprendedor no se limita a los proyectos que alguien más le asigna, hace exactamente lo que quiere y a su manera.

 

3.    Armas el equipo

Todos hemos trabajado con personas que no respetamos o no sentimos ninguna conexión, es parte del trabajo en un ambiente corporativo. Cuando tú eres responsable de todo, eres responsable de escoger al equipo con el que vas a trabajar, y eso no tiene precio.

Imagínate trabajar únicamente con personas que admiras, respetas y de las que aprendes. Emprender te lo permite, y es una ventaja que no estoy dispuesto a dejar por nada.

 

4.    Tienes el control de tu futuro

Hasta ahora todo lo que hemos platicado tiene que ver con el control, estar al mando. Y no se trata de una cuestión de ego, se trata de una cuestión de seguridad. Nadie en el mundo sabe mejor que tú qué es lo que quieres alcanzar y qué estás dispuesto a hacer para conseguirlo. Eso se puede hacer únicamente cuando tú tomas las decisiones, por momentos puede ser mucha presión, pero al mismo tiempo es una satisfacción incomparable.

 

Cuando sabes que tu destino está en tus manos, la creatividad aparece en todo momento. Si tienes como objetivo cambiarte de casa, trabajar desde el extranjero, hacer un viaje, crear una fundación, ayudar a tus padres, prácticamente lo que sea se puede hacer si estás dispuesto porque depende completamente de ti.

 

 

5.    Decides tus tiempos y horarios

 

Prefieres trabajar en las noches, hacer algo los fines de semana, tomar vacaciones a mitad de la primavera, todo eso y más.

 

Obviamente tienes que considerar los tiempos de los clientes y colaboradores, pero eso siempre se puede ajustar.

 

 

6.    Todos los días son diferentes

 

Ser emprendedor es un trabajo dinámico, nada es igual para siempre. La curiosidad es parte importante de tu día a día, tienes que buscar oportunidades, atajos, manera de ahorrar, de crecer el negocio, etc.

La vida del emprendedor es una ruleta rusa emocional, cambias constantemente de habilidades, aprendes cosas nuevas y descubres innovaciones extraordinarias.

 

 

7.    Puedes tener varias fuentes de ingreso

 

Trabajar para alguien más parece un modelo seguro, pero en el fondo tu ingreso depende de una sola fuente, y si ésta desaparece puedes estar en problemas.

 

Cuando eres emprendedor no estas limitado a una sola fuente de ingresos, el límite son tus habilidades y creatividad.

 

 

8.    Haces lo que te gusta y ayudas al mundo

 

Los dos motores más importantes del modelo emprendedor son la oportunidad de ayudar al mundo y hacer lo que más te gusta.  Estas dos fuentes de inspiración son responsables de que hoy disfrutemos de muchas innovaciones en el mundo, todas creadas por profesionales inquietos que decidieron que trabajar por su cuenta era el mejor estilo de vida.

 

Si quieres hacer lo que más te gusta y ayudar al mundo, emprender es una buena opción para hacerlo.

 

 

 

Conclusiones:

Emprender no es para todo el mundo, eso me queda muy claro. También hay que decir que no es mejor o peor que trabajar para alguien más, sencillamente es diferente.

 

Pero si las cosas que platicamos hoy son importantes para ti, creo que cuando menos deberías intentarlo. Probar y ver si es para ti, si las cosas no salen bien puedes regresas a buscar un trabajo, siempre hay trabajo para la gente creativa y competente.

Personalmente, puedo decir que ser emprendedor creativo me permite vivir el estilo de vida que más me gusta, en el que me siento más a gusto y donde más contribuyo. Puedo trabajar desde el lugar que se me antoja, en los proyectos que me gustan y con las personas que más admiro. Organizo mis tiempos para viajar cuando más me conviene, aprendo cosas todos los días y siento que no hay límite para lo que estoy haciendo.

 

 

También te podría gustar: