Todos hemos temido, perdido y amado algo

by | Jun 17, 2022 | desarrollo profesional, Las 5 Razones

Todos hemos temido, perdido o amado algo en la vida, y si piensas en eso antes de decir o hacer cualquier cosa en la oficina, siempre serás un mejor líder o compañero de trabajo.

El miedo es responsable de algunas de las conductas más molestas e indeseables en las personas. Les juega trucos en la cabeza, distorsiona la realidad y muchas veces nos hace actuar de manera inconsciente. Ese compañero complicado o tu jefe intolerante tal vez están motivados por el miedo al fracaso, la crítica, el cambio o el rechazo. A menudo, lo que hay detrás de una mala relación de trabajo es el miedo que está volviendo loco a alguien.

¿Estás de acuerdo que todos hemos perdido algo en la vida?, y cuando digo todos, de verdad quiero decir todos. Incluso esa persona que no te entrega las cosas a tiempo, que no da un poquito más de lo que se espera de él, que actúa como si no estuvieras o que no le importa el trabajo de los demás.

¿Puedes llegar a sentir empatía por quien perdió las ganas de crecer, la dignidad, la imaginación, la creatividad, la confianza de su jefe o a un ser querido? La consideración hacia los demás es el elemento más importante cuando se trabaja en equipo.

Si todos tenemos la capacidad de amar, también todos tenemos la capacidad de ser amados. Puedes no darte cuenta, pero incluso esa persona insoportable, lista para arruinar tus días con sus emails ordinarios, capaz de ignorar tus éxitos y al asecho de tus fallos para señalarlos y destacarlos tiene alguna cualidad que no reconoces o alcanzas a ver, pero que alguien más encuentra alucinante.  Yo sé que algunas veces es muy difícil, por eso lo hacen muy pocas personas -casi siempre las más extraordinarias y exitosas-, pero ¿podrías ampliar tu mente, dejar de lado los juicios y empezar a buscar lo que alguien más ve en quien tú quieres odiar?

Todos hemos temido, perdido o amado algo en la vida, pero no todos hemos construido. Ahora que sabes esto, ¿por qué no aprovechas el fin de semana para pensar cómo construir un mejor equipo, un mejor ambiente, un mejor producto, una mejor vida para ti y todo el mundo? Construye, que esa sea tu marca, que así te vea la gente.

 

Este fin de semana vamos mejorar nuestra empatía con estas 5 estrategias.

 

 

1.- Cultiva tu curiosidad por todo

Para tener empatía, hay que saber escuchar. Y para cultivar la escucha, hay que cultivar la curiosidad. Quizás en un momento de coraje, crees tener la razón de por qué alguien está actuando de cierta manera. Y quizás la tengas, pero prueba irte por el camino de la curiosidad, ¿por qué estará haciendo algo así?, ¿qué estará sucediendo que alguien actúa de cierta manera?

Eso te ayudara a ver las cosas de manera mucho más empática. 

 

 

2.- Escucha mucho feedback de lo que piensas

Es facilísimo empezar a pensar que todo lo que decimos es la mera verdad. A todos nos ha pasado que asumimos que sabemos algo a la perfección y de repente, nos enteramos que estábamos completamente equivocados. Por eso hay que escuchar retroalimentación, porque no siempre estamos en lo correcto.

Y por otro lado, no siempre se trata de estar en lo correcto. También a veces las cosas que estás haciendo son muy buenas, pero con la retroalimentación de otras personas se vuelven excelentes. Nada es más poderoso que la colaboración, y estar abierto a escuchar es una de esas habilidades secretas que te llevarán a esa gran colaboración.

 


i  n  t  e  r  m  e  d  i  o

¿Sabías que la empatía estimula el aprendizaje?
Cuando ejercitamos nuestra empatía ampliamos nuestra perspectiva y nos permite aprender de una visión ajena. De esta forma enriquecemos nuestra comprensión y entendemos la realidad con perspectivas diferentes.

3.- Acepta que tienes algunos prejuicios

A nadie le gusta verse como el malo del cuento. Pero todos crecimos con narrativas que, de repente, sí nos hacen los malos del cuento. La buena noticia es que, si nos damos cuenta y aceptamos que podemos equivocarnos y enjuiciar sin fundamentos a los demás, podemos frenar el proceso. 

Todos tenemos prejuicios. Es nuestro trabajo darnos cuenta de ello y esforzarnos para que no actuemos sobre ellos.

 

4.- Lee cosas que te hagan sentir incómodo

Cada vez es mucho más fácil quedarse sentado, en una burbuja. Las redes sociales nos reflejan nuestras propias creencias, y, aún peor, nos hacen sentir automáticamente irritados con quienes no comparten nuestras ideas. No podemos dejar que nuestras relaciones se conviertan en eso, que no podamos tolerar otras ideas, o cosas que nos pongan incómodos.

Por eso, haz un ejercicio consciente de salirte de tu burbuja y leer cosas que te hagan sentir incómodo (y me cuentas qué es lo que aprendiste al hacerlo).

 

5.- Ponte en los zapatos de otro

Finalmente, no hay forma de tener empatía si no te puedes poner en los zapatos del otro. Repito, no sabemos qué ha sucedido en la vida de los demás y por qué actúan de cierto modo. Lo mejor que podemos hacer es tener un poquito de paciencia, aprender a escuchar y también a darle espacio al otro de vivir su propio proceso. El mejor equipo se forma a base de esto, de poder empatizar con el otro.

PD. Una de las pocas, poquísimas cosas que extraño de trabajar en grandes compañías, es la relación diaria con personas de todo tipo. Como todos, algunas veces trabajé al lado de personas indeseables, pero hoy con más madurez me doy cuenta que eso también me formó, porque de todos podemos aprender, incluso cómo no queremos ser.

SUSCRÍBETE A LAS 5 RAZONES

Recibe mi newsletter completo: ofertas exclusivas, libros, lecciones y herramientas para elevar tu potencial profesional todos los viernes.

* Información requerida

También te podría gustar:

Aprende a preguntar para que te digan la verdad

Aprende a preguntar para que te digan la verdad

Si quieres saber verdaderamente qué opinan de tu trabajo, cambia el sentido de tus preguntas.    Tradicionalmente, cuando alguien sale de un hotel siempre le preguntan ¿cómo estuvo su estancia? Casi todo el mundo sonríe, dice las palabras de siempre, “estuvo...