Aprovecha al máximo el hábito de la lectura

by | Abr 25, 2022 | desarrollo profesional, productividad

Es probable que esto te haya pasado; resulta que te recomiendan un libro, es el libro de moda, lo ha leído todo el mundo así que te animas, lo comparas y lo lees. Pero ¿qué pasa cuando terminas de leerlo?

Después del tiempo invertido piensas que es el libro es aburrido, que no aprendiste nada, que el tema es poco relevante para ti en ese momento y que no vas a utilizar esa información para nada. En pocas palabras, que fue una pérdida de tiempo y que hubieras echo mejor invirtiendo esas horas viendo una serie de Netflix.

Esto no quiere decir que no debes leer o que leer no es para ti.

 

(Versión en video)

 

Leer es para todo el mundo, es una habilidad que se puede aprender y mejorar. Leer es un atajo, es una manera fácil de aprender cosas nuevas, es una fuente magnifica de conocimiento que puedes aplicar en tu beneficio.

Además, leer es uno de los mejores hábitos que puedes tener si quieres crecer o reinventarte. Pero para sacar el mayor provecho de las cosas que lees, tienes que ser estratégico, y tienes que tener un plan, algo sencillo y sin complicaciones que facilite las cosas en lugar de complicarlas.

 

No hay una estrategia que funcione para todo el mundo. Seguramente has visto gente que lee en el transporte público, en medio de una cafetería o en una sala de esperas, mientras que tú necesitas estar a solas y en completo silencio. Claro, leer es un hábito personal, y para que funcione tiene que estar alineado a tu rutina, tus intereses y necesidades, sino, lo único que va a pasar es que pierdas el tiempo y que te frustres porque piensas que leer no es para ti o que no sirve.

Por eso, mi recomendación para aprovechar al máximo tu hábito de la lectura es:

 

Aprovecha al máximo el hábito de la lectura, leer es para ti:

 

  1. Personalizar la estrategia de lectura

Lee lo que te interese y necesitas, no lo que te recomienden.

Lo más importante de la lectura es que sea de provecho, por eso tienes que leer libros con temas que te interesan y necesitas aprender en ese momento. Leer lo que todo el mundo está leyendo, es agradable, pero no tiene los mismos beneficios. Por supuesto la lectura también es entretenimiento, sirve para relajarnos, estimular la creatividad y abrir la mente, pero para que todo eso suceda y te sirva tienes que disfrutarlo.

 

Tener rituales es muy bueno, por ejemplo, leer a la misma hora y en el mismo lugar, pero lo más importante es leer, así que si ser flexible funciona para ti, lee siempre que puedas, la hora y el lugar no importa. Si el libro y el tema te interesan y sabes que es información que necesitas para conseguir algo que estás buscando, lo más probable es leas todos los días.

Has investigación y experimenta con varios libros, lee algunas páginas, el prólogo y las conclusiones para ver cual te atrapa. Las reglas las haces tú, el hábito de lectura se tiene que adaptar a lo que tú necesitas aprender y a los tiempos en que puedes hacerlo.

Si no puedes leer todos los días, pues no hagas caso de quien dice que tienes que leer por lo menos una hora al día, sería muy bueno, pero si no se puede es mejor leer 15 minutos que no leer nada. Tampoco te sientas mal si no puedes leer 100 libros al año. Lo que importa es aprender, mejorar habilidades y transformar algo en tu vida. Y para eso es mejor ir despacio y aprender bien, que ir de prisa y no aprender nada.

 

  1. Hacer de la lectura algo divertido

Leer por obligación no sirve, tienes que tener un propósito y hacerlo divertido.

De alguna manera ya hablamos de esto pero vale la pena repetirlo. El hábito de la lectura tiene que ser entretenido. Ya no estamos en la escuela, dónde tenías que leer por el simple hecho de leer y acumular libros, lo que aprendías, o mejor dicho lo que entendías pasaba a segundo plano.

¿Cómo puedes hacer del hábito de la lectura algo ameno?

Para empezar tienes que escoger libros con temas que te apasionen y necesitas aprender. Cuando haces algo que te interesa y sabes que te sirve, es más fácil invertir mucho tiempo en ello, es casi como un hobby o pasatiempos.

Para hacerlo más divertido, también puedes compartir tus puntos de vista en redes sociales o con amigos. La retroalimentación hace de las cosas algo más entretenido, se convierte en algo social, te da otro estatus, mejora tu marca personal y tu red de contactos. Voy a platicar más sobre la importancia de compartir lo que lees un poco más adelante.

Otra cosa que yo acostumbro a hacer es no seguir las reglas. Por ejemplo, yo no creo que este mal leer los libros en desorden, muchas veces empiezo por el final y me divierte mucho aprender cómo es que el autor llega a esa conclusión, voy de atrás para adelante. Habrá quien diga que esto está mal, pero si a mí me funciona entonces lo hago, porque como ya dije, el hábito es personal.

Así que experimenta, atrévete, diviértete, define tus reglas y aprende, porque finalmente de eso es lo que se trata todo esto.

 

  1. Tomar apuntes y compartirlos

Siempre que leas, hazlo con un marcador y cuaderno en la mano.  

Esta se ha convertido en mi arma secreta para procesar la información más importante de los libros que leo. Subrayar directamente en el libro o hacer una nota con las cosas que voy aprendiendo es la estrategia más útil que he utilizado. De esta manera, muchas veces no tengo que leer otra vez el libro completo. Con leer las notas o lo subrayado recuerdo las ideas y proceso la información.

Esas notas, también me ayudan a hacer publicaciones en redes sociales, escribir artículos o programas dedicados a determinado tema. Porque como había dicho, compartir las ideas que se aprenden es muy poderoso, es como aprender todo dos veces; primero cuando las lees y segundo cuando las tienes que procesar y ordenar para compartir.

Nunca, por ningún motivo, leas un libro que no sea de ficción sin algo para tomar notas. Te ahorrará mucho tiempo y hará de tus horas de lectura mucho más productivas.

 

  1. Aplicar cuanto antes algo de lo que aprendiste

Aprender sin acción es como no haber aprendido.

Por eso, ya que leíste y documentaste haciendo apuntes, lo siguiente es utilizar de inmediato algo de lo que aprendiste. Está es la verdadera razón por la que es tan importante leer libros con temas relacionados a lo que está trabajando en ese momento. Porque si lees algo, para aplicarlo en algunos meses te aseguro que no lo vas a utilizar y habrás perdido el  tiempo.

Hay miles de libros que vale la pena leer, es imposibles leerlos todos, no hay razón para sentirse mal por eso, nadie puede hacerlo. Lo que si podemos hacer es ser muy selectivos, y leer exclusivamente los libros que nos van a ayudar a crecer y mejorar en algún aspecto de la vida personal o profesional, pero que lo harán de manera inmediata.

 

 

Conclusiones:

Leer ayuda a transformar de manera positiva muchos aspectos de nuestra vida. Es uno de los hábitos más productivos que podemos desarrollar. Si quieres aprovechar al máximo el tiempo que inviertes en la lectura, y aprender más de los libros que lees, desarrolla una estrategia para hacerlo más divertido y productivo.

Lee lo que te interese, lo que te sirva y hazlo a tu manera. Tú decides las reglas, el único objetivo es aprender de la manera que mejor te funcione

También te podría gustar:

7 preguntas para romperla en 2023

7 preguntas para romperla en 2023

Tú que buscas mejorar, que quieres tener un año extraordinario, pero no puedes organizar tus objetivos porque tienes muchas cosas que hacer y muchas que no dependen de ti, tú vas a disfrutar mucho este programa. Este es el momento perfecto para ver dónde has tenido la...