Copiando, todos empezamos copiando

by | Jun 3, 2022 | desarrollo profesional, Las 5 Razones, marca personal

Cuando apenas tenía 6 años pasó nueve meses en cama. Los problemas empezaron con el sarampión, pero las complicaciones llegaron rápidamente a los oídos y la garganta. Aburrido y sin poder ir a la escuela, mataba el tiempo leyendo comics.

Toneladas de historietas pasaron frente a sus ojos, de vez en cuando copiaba los dibujos y escribía uno que otro diálogo. Le gustaba modificar las historias para darles un giro todavía más inesperado.

Un día, finalmente mostró a su mamá una de las historias. Impresionada le pregunto si él mismo la había escrito. Stephen dijo que no, que había copiado la mayor parte de la trama. “Escribe una tuya, estoy segura que puedes escribirla mejor que la original,” le dijo la madre.

“Recuerdo una sensación inmensa de libertad, como si me hubieran llevado a una casa con miles de puertas cerradas y me hubieran dado permiso para abrir todas las que quisiera”, decía Stephen. Siguió el consejo de su mamá y escribió una historia, luego otra, luego otra y otra más. Al paso de los años, ha publicado más de 50 libros y vendido más de 350 millones de copias, su nombre: Stephen King.

La carrera de Stephen King empezó con una idea sencilla de su mamá: crear es más valioso que consumir.

Cuando pensamos en información y contenido, pensamos en ellos como si fueran comida: nos enfocamos en consumir más y procesarlas rápido, y mientras nos ocupamos de lo que pasa en el exterior, nos olvidamos de lo que ya tenemos dentro. La información y experiencia que ya tenemos necesita espacio para crecer y formar nuestro punto de vista.

Este es el principal problema al que nos enfrentamos cuando consumimos contenido en internet, nos atiborramos de ideas ajenas y contenemos las nuestras. Esto no significa que dejes de leer e investigar, se trata de encontrar un equilibrio. Siempre habrá un libro más por leer, un podcast más por escuchar o un curso más que puedas estudiar, pero si no generas tus ideas propias, de poco servirá todo eso. 

Oblígate a escribir lo que piensas, a publicarlo y compartirlo. Crea cosas sin importar si son perfectas. Empieza un negocio o reinventa las cosas en la oficina.  Así, como el pequeño Stephen, empieza copiando, pero atrévete a revelar tu personalidad. Déjanos ver tu marca personal, eso es lo que hace falta, ¡eso es lo que importa!

Este fin de semana te doy 5 ideas para encontrar tu voz, afinar tu marca personal y empezar a crear.

 

1.- ¿En qué eres especial y diferente?

Tu marca personal tiene que partir de la respuesta a esta pregunta. No es una respuesta fija, tiene que fluir con tus gustos, tus intereses y tus conocimientos. ¿Cómo eres diferente a las personas que están metidas en lo mismo que tú? Y aquí quiero también mencionar que encontrar qué te hace diferente y especial no significa que los demás sean menos. No, de hecho, una comunidad se enriquece de la diferencia, y es un gran punto de partida para formar sinergias y concretar colaboraciones muy poderosas.

Pero todo empieza desde el autoconocimiento, ¿tú cómo eres diferente?

 

2.- ¿Con quién te quieres comunicar? 

Y hablando de estas colaboraciones poderosas, también hay que pensar y hacerse consciente de quién está recibiendo tus mensajes. Fuera de lo digital, es mucho más fácil identificar a quién le estás hablando y cómo reacciona. Pero dentro de lo digital, es un poco más difícil recordar que también estamos en un diálogo.

Puedes empezar a tener más intención en quién es la persona a la que quieres dirigir todos tus esfuerzos de comunicación.

 


i  n  t  e  r  m  e  d  i  o

¿Sabías que Burger King competía con McDonald’s?
Anteriormente Burger King buscaba atraer la atención de los clientes de la misma forma que McDonald’s: atrayendo a los niños. Sin embargo, cuando se dio cuenta de que su cualidad más importante era ofrecer “comidas como rey”, su público cambió. De esta manera estableció su posición en el mercado y creció más la empresa. Así mismo debemos de encontrar nuestras cualidades más valiosas y explotarlas.

3.- ¿Cómo mejoras la vida de los demás?  

Cuando ya tengas presente quién es tu audiencia, tienes que preguntarte también cómo les estás agregando valor a sus vidas. No dudo ni por un segundo que tú creas en tu producto o en tu proyecto, pero las personas a las que les estás hablando, ¿por qué tienen que creer en él?

Es un ejercicio difícil de hacer si intentas responderlo sin la retroalimentación de los demás. Escucha a tus clientes, a tu audiencia objetivo y así podrás tener muchas razones para decirles por qué deben elegir tu producto o proyecto.

4.- ¿Qué cosas son no negociables en tu vida?

Muchas veces pensamos que tenemos que sacrificar una cantidad mayor de cosas que lo que en realidad queremos. No me refiero a que no tengamos que sacrificar nada, pero sí que tomes un tiempo para considerar seriamente qué es lo que no estás dispuesta/o a sacrificar. Toma en cuenta los factores del tiempo, dinero, formas de trabajar con los demás, lo que quieres hacer siempre y lo que te gustaría dejar de hacer.

Así puedes ir creando tu lista de no negociables, para revisar cuando te haga falta.

5.- ¿En qué inviertes tu tiempo libre?

Y llegamos al recurso más valioso de todos: el tiempo. Es muy, muy importante que procures tener tiempo libre. No lo tienes que justificar (aunque al principio parezca que tengas que hacerlo), lo que sí tienes que hacer es defenderlo. En el tiempo libre es cuando las ideas toman forma, cuando tienes la libertad de crear y pensar sin presión.

¿Qué es lo que haces en tu tiempo libre? ¿Es a lo que le quieres dedicar tu tiempo?

 

P. D. Para mí, la crítica no es creación, es destrucción. Es fácil señalar con el dedo, quejarse y después preguntarse por qué las cosas no mejoran. Si quieres cambiar algo, participa, crea, atrévete. La crítica sin propuesta es un truco barato, lo valioso es imaginar, crear y compartir.

SUSCRÍBETE A LAS 5 RAZONES

Recibe mi newsletter completo: ofertas exclusivas, libros, lecciones y herramientas para elevar tu potencial profesional todos los viernes.

* Información requerida

También te podría gustar:

Aprende a preguntar para que te digan la verdad

Aprende a preguntar para que te digan la verdad

Si quieres saber verdaderamente qué opinan de tu trabajo, cambia el sentido de tus preguntas.    Tradicionalmente, cuando alguien sale de un hotel siempre le preguntan ¿cómo estuvo su estancia? Casi todo el mundo sonríe, dice las palabras de siempre, “estuvo...