El significado de las cosas puede ser todo lo contrario de lo que piensas

by | Oct 7, 2022 | creatividad, desarrollo profesional, Las 5 Razones

Para la mayoría de personas el juego tiene un significado y solo uno: diversión. 

 

Escuchar la palabra “juego” nos regresa a la infancia, a las tardes con los amigos corriendo en el parque, pateando una pelota o tirándonos de una resbaladilla y romper el uniforme escolar sintiendo cero responsabilidad. Por eso cuando, somos adultos, es casi imposible ver el juego de otra manera.  

 

El trabajo es algo muy serio. La alegría, la experimentación y la felicidad -en el mejor de los casos- pueden esperar para el fin de semana, porque difícilmente tienen espacio aquí. Sin embargo, el juego es algo serio, e introducirlo en tu rutina de trabajo puede traer muchos beneficios. 

 

El juego puede ser pura creatividad. Sería tonto asegurar que el trabajo puede ser divertido siempre. Hasta los trabajos más creativos tienen una dosis de tareas difíciles, pero cuando los proyectos arrancan, el juego es muy bueno para diseñar estrategias y eliminar los pensamientos limitantes. También es muy bueno para mantenernos motivados en el punto medio de un proyecto, cuando el entusiasmo comienza a caer por la acumulación de cansancio.

 

 

El juego nos ayuda a equilibrar el trabajo

 

La importancia del juego en la vida fue explorada por primera vez por los griegos, así de vieja es. Entre todos sus dioses, dos destacan por su importancia: Apolo, dios de la razón y la sabiduría, guardián de la paciencia, la minuciosidad, el deber y el pensamiento lógico. Apolo administró aspectos del gobierno, entre otros, el comercio y lo que ahora llamaríamos ciencia. Pero también había otro dios importante, una figura diametralmente opuesta a la que los griegos llamaban Dionisio. A él le preocupaban la imaginación, la impaciencia, el caos, la emoción, el instinto y el juego. Lo que se conoce como dionisíaco implicaba sueños, liberación y relajación de las estrictas reglas de la razón.

 

Los griegos no pensaban que una vida estaba completa sin una combinación de estas dos figuras. Tanto Apolo como Dionisio tenían sus derechos sobre las vidas humanas, y cada uno podía influir las mentes humanas si llegaban a desequilibrarse. Es importante tener en cuenta que estos dos lados de la vida, el frívolo y el recatado, el cuidadoso y el caótico, pueden y deben abrazarse uno al lado del otro. 

 

 

El juego nos libera de los miedos

Cuando somos niños, el juego nos permite permite probar cosas sin cuestionarlas en exceso. Una vez que nos convertimos en adultos, experimentar se convierte en una posibilidad de ser criticado, y la amenaza más grave al desarrollo de una carrera profesional. Nuestro mundo se convierte en algo serio y cuadrado, entonces el juego es considerado una característica de los inmaduros.  

 

Pero te tengo una noticia, son precisamente los adultos los que dan lugar a la experimentación y se liberan del miedo al qué dirán, quienes determinan lo que es aceptado, admirado y digno de ser repetido en nuestra sociedad.

 

El juego puede ser algo muy serio y ayudar mucho nuestro desarrollo profesional, hagamos de él uno de nuestros principales hábitos.

 

Vamos a divertirnos y aprender con estas 5 recomendaciones. 

 

 

1.- Un líder no confunde el humor con ser un comediante 

 

Un líder no tiene que esforzarse todo el tiempo para dar risa, porque su trabajo entonces sería de comediante. Un líder usa el humor para hacer el trabajo más ameno, más creativo y romper tensiones que podrían estar limitando la capacidad del equipo de trabajo para llegar a mejores ideas.

 

2.- Utiliza el humor para motivar al equipo, no para molestarlo  

 

El humor es una gran herramienta, pero muchas veces es utilizado para molestar a los demás. Un líder sabe que incomodar a las personas en su equipo de trabajo no es la manera de motivar a los demás. Al revés, sabe que el humor puede ser un motor para que el ambiente de trabajo propicie un resultado exitoso. 

 


i  n  t  e  r  m  e  d  i  o

¿Sabías que jugar regula las emociones?

De acuerdo a estudios realizados, se ha mostrado que el juego imaginario ayuda a los niños a regular sus emociones, por ello es muy importante enseñarles a usar su imaginación y seguir con esta práctica cuando crecemos, y de esta manera manejar mejor nuestro estrés.


 

3.- No intentes forzar una situación para convertirla en cómica 

 

A veces hay situaciones incómodas, tensas y conflictos serios. No cometas el error de querer volverlas en algo chistoso, atiende la situación con seriedad y asertividad, y deja el humor para cuando las cosas se hayan calmado y el conflicto se haya resuelto.  

 

4.- El humor es muy útil, cuando todo el equipo lo considera divertido 

 

El humor debe ser una herramienta útil para todo el equipo, que todos puedan verse reflejados en ello y que se sientan con la libertad de hacer uso de él también. Muchas veces, el humor es una forma de decir lo que todos sienten, pero aún no saben cómo decir. 

 

5.- El sarcasmo no es una licencia para molestar a alguien  

 

Bajo ninguna circunstancia es aceptable hacer de algún miembro del equipo la inspiración del humor. Si estás usando el humor para hacer menos el trabajo o la capacidad de alguien, por favor detente, porque puedes estar haciendo mucho daño. Que el ambiente de trabajo sea uno de diversión y respeto. 

SUSCRÍBETE A LAS 5 RAZONES

Recibe mi newsletter completo: ofertas exclusivas, libros, lecciones y herramientas para elevar tu potencial profesional todos los viernes.

* Información requerida

También te podría gustar:

Aprende a preguntar para que te digan la verdad

Aprende a preguntar para que te digan la verdad

Si quieres saber verdaderamente qué opinan de tu trabajo, cambia el sentido de tus preguntas.    Tradicionalmente, cuando alguien sale de un hotel siempre le preguntan ¿cómo estuvo su estancia? Casi todo el mundo sonríe, dice las palabras de siempre, “estuvo...