Hazlo más fácil, no más simple

by | Abr 8, 2022 | Las 5 Razones

Los estudios han confirmado que simplificar las cosas en la vida nos hace personas más felices. 

Sin embargo, la mayoría del mundo tiene lo que los psicólogos denominan un sesgo de complejidad, es decir, una tendencia a complicarlo todo.

La idea de que cosas complejas y muy elaboradas son mejores debe tener su origen en la idea de que más es mejor. El mundo está obsesionado con tener más seguidores, más dinero, más propiedades, más asistentes, etc. Como sociedad, nos cuesta trabajo aceptar que algo sencillo, sin demasiados adornos ni parafernalia, puede ser mejor que algo muy llamativo y pomposo.

El verdadero problema de esta alteración es que no se queda en el plano de la gratificación, también se acarrea a lo personal, laboral y estratégico. En la cuestión laboral, es evidente que las soluciones complejas siempre son más apoyadas. El miedo al fracaso invita a derrochar recursos para resolver un problema, a “tirar la casa por la ventana”, formar equipos muy grandes y apantallar mostrando la capacidad y los recursos. Resolver el problema pasa a segundo plano, lo importante es sobre recargar la estrategia para estar bien protegido – por lo menos en apariencia -, y, si algo sale mal, que no digan que no hice todo lo que pude.

Muy pocas personas logran identificar o construir estrategias sencillas para resolver problemas o alcanzar objetivos. Se necesita conocimiento, capacidad, visión, experiencia, madurez y mucha seguridad. Paradójicamente sobrecargar nuestras acciones o incluso pensamientos descubre nuestras limitaciones en lugar de disfrazarlas. Que nadie se confunda, las cosas fáciles no son aburridas o carentes de valor, son la muestra de que una visión estratégica ha hecho de lado todo lo que resulta inútil y suma complicaciones.

Hacernos la vida fácil es un buen mantra para empezar los días, celebrar lo esencial y dejar pasar todo lo que sale sobrando.

Esta semana, recordemos 5 maneras de hacer el trabajo más fácil, sin que se convierta en algo simple y sin emoción.

 

1.-  Toma las decisiones de acuerdo a tus valores

Una buena forma para complicar innecesariamente las cosas es seguir la pauta que marca alguién más sin nisiquiera cuestionarte si tú crees que esa es la mejor manera de hacer las cosas. No estoy diciendo que se te vuelvas arrogante, o que no consideres valiosos los puntos de vista de los demás, sino que en cualquier caso, no olvides preguntarte a ti si estás de acuerdo o si tienes otra perspectiva sobre la situación. Tus valores irán marcando las respuestas.

 

2.- Aprende a priorizar tus actividades

De la misma manera en la que te invito a preguntarte lo que piensas, no puedes dejar de pensar en lo que necesitas. Si dejas que las personas a tu alrededor sean las únicas que marquen las pautas, no vas a avanzar en tu propio proyecto o tus propios objetivos. Priorizar tus actividades es posible, lo importante es que crees hábitos alrededor de tus objetivos. 

 

i  n  t  e  r  m  e  d  i  o

 

¿Sabías que hacer multitasking te puede hacer perder mucha eficiencia?
El término ‘residuo de atención’ se refiere a cuando sigues pensando en la actividad en la que estabas antes de que cambiaras a otra actividad. Si haces esto con frecuencia, tendrás una cantidad acumulada de residuo de atención, por lo que estarás más cansado mentalmente.
 

 

3.- Di no siempre que puedas

Para poder avanzar, necesitas respetar tu tiempo. Para poder respetar tu tiempo, necesitas tener la capacidad decir que no. Perdemos mucho al tenerle miedo a perdernos de las cosas si decimos que no, pero prúebalo, di que no la próxima vez que quieras hacerlo. Te prometo que rendirá frutos y que podrás empezar a tomar decisiones mucho más estratégicas con mayor facilidad.

 

4.- Simplifica tus comunicación con colegas, clientes y amigos

Comunicarse no es fácil, y hay muchas personas que estamos acostumbradas a darle vueltas y vueltas a los asuntos. Pero la asertividad es una habilidad que se puede desarrollar, y yo recomendaría a todos buscar mejorarla. Es ese tipo de cosas que no sabes que te hace falta hasta que empiezas a ver resultados, las cosas se mueven más rápido, tienes más tiempo y energía y tus relaciones mejoran. Simplificar tu comunicación es una garantía para simplificar tu trabajo.

 

5.- Piensa de manera proactiva y elimina el multitasking 

El multitasking es muy tentador, y como parece que podemos hacer varias cosas a la vez con gran velocidad, intentamos hacerlo. Pero en estudios recientes se han demostrado que hacer varias cosas simultáneamente es mucho menos eficiente que hacer una cosa a la vez, pues la eficiencia, según el Harvard Business Review, puede bajar hasta un 40%. Dale su debido tiempo a todas tus tareas y actividades y terminarás antes y con mucho menos cansancio mental.

 

P.D. Muchas veces he pensado en qué podría comer todos los días. Tengo varias opciones, pero de manera constante aparece un bocadillo de jamón, tomate y queso manchego. Parece algo muy simple, si consideramos que podría elegir entre cualquier platillo del mundo, pero siempre he pensado que una buena receta no es mejor porque tiene más ingredientes, sino porque tiene exactamente lo necesario. Si el bocadillo está preparado con ingredientes de calidad, no hay duda que no necesita nada más para ser casi perfecto, lo mismo pasa con las acciones que tomamos en el trabajo. 

SUSCRÍBETE A LAS 5 RAZONES

Recibe mi newsletter completo: ofertas exclusivas, libros, lecciones y herramientas para elevar tu potencial profesional todos los viernes.

* Información requerida

También te podría gustar:

Aprende a preguntar para que te digan la verdad

Aprende a preguntar para que te digan la verdad

Si quieres saber verdaderamente qué opinan de tu trabajo, cambia el sentido de tus preguntas.    Tradicionalmente, cuando alguien sale de un hotel siempre le preguntan ¿cómo estuvo su estancia? Casi todo el mundo sonríe, dice las palabras de siempre, “estuvo...

Cómo ser feliz sin esforzarse tanto

Cómo ser feliz sin esforzarse tanto

Pocas cosas se sienten tan amenazantes cuando eres adulto como el estrés de sentirte que te estás quedando atrás. La vida adulta es como un motor de ocho cilindros que devora combustible de manera indiscriminada.     Se necesita mucho tiempo, dinero y...