Por qué tenemos que admirar la imperfección

by | Sep 15, 2023 | Las 5 Razones

No recuerdo exactamente cuándo empezó mi relación de admiración con U2, pero me acuerdo que en la época de preparatoria gastaba una fortuna para comprar sus discos, a pesar de que en ese momento solamente se conseguían importados en México. Muchos de mis recuerdos de esos años tienen como banda sonora algo de su música, y todavía considero “Bad” su mejor canción.

 

No soy el primero en decirlo, pero hay que admitirlo, no es que sus discos fueran perfectos, lo que me hacía escucharlos por horas era todo lo que los rodeaba, incluida su posición política y su actitud rebelde. Con el paso del tiempo algunas cosas cambian. Hoy U2 no es de mis grupos favoritos ni estoy pendiente de sus lanzamientos. Ahora incluso pienso que desde siempre tenían más canciones malas que buenas.

 

No soy el único que piensa así. En una entrevista para Vanity Fair en 2022, el mismo Bono – su cantante -  declaró que se sentía avergonzado, que no podía escuchar la mayoría de sus canciones. Antes, declaró en 2017 a la revista Rolling Stone: “Me siento orgulloso de lo que hemos hecho, pero siempre estoy intentando mejorar, siempre intento escribir mejores canciones y cantar mejor”. 

 

En la época de las redes sociales, comunicación constante y opiniones por doquier, estas parecen declaraciones inauditas, pero no deberían. Si quieres aprender, mejorar y crecer en lo que haces, tienes que reconocer tus fracasos, en lugar de esconderlos debajo de la alfombra. 

 

Tom Hanks, uno de los actores más exitosos de todos los tiempos admite: “he hecho muchas películas que no tenían ningún sentido”. Picasso produjo 1,800 pinturas, 1,200 esculturas, 2,800 cerámicas y 12,000 dibujos, de los cuales apenas una fracción es digna de admiración.

 

Las personas que admiramos fracasan mucho más de lo que creemos, pero cuando juzgamos la grandeza de los individuos, nos concentramos en sus mejores trabajos. Recordamos a “Salvando al soldado Ryan” y no “El hombre del zapato rojo”; recordamos “With or Without you” y no “Your Song Saved My Life”.

 

Más de la mitad de mis artículos y episodios tienen lagunas enormes. Algunos días me gustaría desaparecerlos, pero es mejor dejarlos ahí, tenerlos a la mano y recordar que son parte de mi carrera, y que siempre tengo espacio para mejorar. 

 

Cuando pienses en tu trabajo y cómo te recordará la gente, no pienses que se acordarán de todo lo que has hecho, sino de las cosas que les han tocado alguna fibra o dejado un recuerdo. Eso me pasó con U2 y todas las cosas que admiro. 

 

Aquí hay 5 ideas para mejorar en tu trabajo de manera constante.

 

1. Objetivos – establece metas un poco más grandes de las que tenías ayer 

 

 

Es importante siempre tener en cuenta que las metas que establezcas sean realistas y alcanzables, pero esto no significa que no puedas ir haciéndolas cada vez más grandes. Esto permitirá un crecimiento personal y profesional a largo plazo que puedas sostener a tu propio ritmo.

 

Es importante que vayas midiendo qué tanto puedes incrementar en tus objetivos día a día para no desgastarte o descuidar de tu tiempo de descanso y desconexión del trabajo. Sin embargo, enfocándote en lo que sí puedes sostener te ayudará a crecer.  


¿Quieres continuar leyendo?

Este contenido es exclusivo para la comunidad de Las 5 Razones, suscríbete fácilmente y pertenece al grupo de profesionales que reciben completas las herramientas, consejos e ideas para mejorar en lo que hacen.

(Suscríbete llenando este formulario):

SUSCRÍBETE A LAS 5 RAZONES

Recibe mi newsletter completo: ofertas exclusivas, libros, lecciones y herramientas para elevar tu potencial profesional todos los viernes.

* Información requerida

También te podría gustar:

Cómo manejar tu tiempo y prioridades

Cómo manejar tu tiempo y prioridades

Pocas cosas como una buena taza de café, algo de música, mucha calma en la oficina y la bandeja de entrada en cero.   Por muchos años esa fue mi rutina. Llegar temprano a la oficina para contestar todos los emails del inbox antes de que la locura se desatara....

¿Qué tan inteligente eres?

¿Qué tan inteligente eres?

¿Qué tan inteligente eres? Creemos que sabemos la respuesta a esa pregunta, cuando en realidad la pregunta es incorrecta.    La pregunta correcta es ¿cómo eres inteligente?. La diferencia parece pequeña, pero es muy profunda.    La primera pregunta sugiere...