Consejos de aprendizaje en Internet para no expertos

by | Sep 15, 2022 | desarrollo profesional, educación no formal, marca personal, productividad

Consejos de aprendizaje en Internet para no expertos

 

Es una realidad, la educación en línea o no formal sigue avanzando, y tarde o temprano todos, incluidos tú y yo tendremos que acostumbrarnos a ella. Bueno, de hecho, yo ya lo hago y no puedo ocultar mi emoción y por eso lo comparto.  Hablemos de algunos consejos de aprendizaje en Internet para no expertos que te pueden ayudar a dar el siguiente paso en tu vida profesional.

La educación en línea me parece una herramienta perfecta para actualizar habilidades o conocimientos, para aprender cosas nuevas y empezar un negocio o para estudiar la carrera que algún día se quiso estudiar, pero no se pudo. Estudiar algo en línea de verdad tiene el poder de cambiar una vida. 

 

 (Versión en video)

 

Por todo esto, en inconfundiblemente estamos dedicando una serie de programas a todo lo que tiene que ver con este tipo de educación o aprendizaje. Qué es, por qué tienes que saberlo, por qué tienes que aprender a aprender en línea y cuál es la mejor manera de hacerlo. Si ya estás estudiando en línea, comparte con nosotros tus ideas, experiencias y consejos, pero si no lo estás haciendo, no puedes perderte este programa, porque voy a compartir cuáles son mis consejos para aprovechar al máximo la educación en internet.  

 

 

Aprendizaje en internet vs el pasado

 

En el pasado, el concepto de estudiar significaba asistir físicamente a clases en alguna institución educativa. Ir a la escuela era entre otras cosas un filtro, ya que muy pocas personas tenían la oportunidad de estudiar lo que querían, o actualizar sus conocimientos después de algunos años. Quién podía ir a la escuela o seguir estudiando incluso cuando ya estaba trabajando, tenía una ventaja muy importante, pero hoy, gracias a los avances en la tecnología, esa ventaja empieza a desaparecer, ya que cada día es más fácil encontrar un curso, taller o postgrado que ofrezca la flexibilidad que tú necesitas.  

 

Hoy más personas pueden estudiar y prepararse fuera de las universidades porque existen miles de opciones de todos los precios, niveles y prácticamente de cualquier tema para aprender en línea o de manera mixta, es decir algunos días, clases o cursos en línea y otros de manera presencial.  

 

Personalmente estoy encantado con la educación no formal o cursos en línea por dos cosas; por un lado su flexibilidad; en Internet se puede estudiar cualquier tema al alcance de todos los presupuestos y de la manera que funcione para cada persona, pero sobre todo, y esto me encanta, los cursos en Internet son tan dinámicos, que los temas y clases son muy actuales; ya que evolucionan todos los días para ser más prácticos y relevantes. En línea puedes aprender cosas que las escuelas todavía ni se imaginan que existen, por ejemplo, puedes aprender a montar una tienda en Internet, como empezar una startup, etc., etc., etc..  

 

 

Las ventajas del aprendizaje en internet para no expertos

 

Y sí, muchos de los cursos en línea no son para obtener un título universitario, y no importa porque para muchas personas y profesiones eso sencillamente ya no es importante ni necesario. Para aprender más sobre las ventajas de la educación no formal, puedes revisar aquí mismo en la página o el podcast:  Por qué la educación informal es tan popular y efectiva”, en ese programa detallo los atributos más importantes de la educación en línea. 

 

Obviamente no todo es bueno, las clases en línea pueden presentar retos o desafíos a los que no estamos preparados, para empezar porque es un hábito que no hemos desarrollado, pues a todos nos enseñaron a aprender con un maestro “vigilante” y responsable, además de ser evaluados de acuerdo con algunos parámetros que ya resultan viejos e inútiles. 

 

Pero esto no debe preocuparte, así como aprendimos a aprender en una escuela, todos podemos aprender o reaprender de maneras diferentes, es cuestión de desarrollar ciertos hábitos que harán de la experiencia más fácil, placentera y productiva.  

Estos son mis consejos para que aprender en línea de manera súper exitosa. 

 

 

1. Visualiza el curso, clase o taller como algo real, legítimo y prioritario. 

Cuando se trata de clases en línea, lo más importante es la disciplina. Tienes que sentarte enfocado y dispuesto a aprender, igual que como lo harías en un salón de clases. Obviamente, cuando estás frente a la computadora, sin un profesor llamándote la atención, es fácil perderse con todas las distracciones que tienes al alcance de la mano. Para evitarlo, piensa que ese curso te está costando tiempo y dinero.  

Estudiar en línea tiene la ventaja de que tú decides cuándo y dónde lo haces. Así que decide bien, tómalo en serio y estudia solamente cuando puedas estar enfocado exclusivamente en aprender lo que necesitas.  

 

 

2. Establece metas y hazte responsable. 

Cuando empieces un curso en línea establece metas fáciles de medir. Por ejemplo, el mínimo de horas que dedicaras a estudiar por día y cuándo es lo más tarde que puedes finalizar esa asignatura. 

Aquí los tiempos dependen exclusivamente de ti, así que si no puedes hacerte responsable, pide ayuda. Busca un mentor o un compañero que este estudiando el mismo curso, ayúdense uno al otro para mantener el interés y enfoque en terminar el curso de la mejor manera y lo antes posible. 

Si te organizas bien, el tiempo que dediques al aprendizaje puede ser el tiempo mejor aprovechado en tu desarrollo profesional porque depende exclusivamente de ti. Así que si la vida, el trabajo y todo lo demás está un poco enredado, tu tiempo de estudio puede servir incluso para establecer orden en tus días.   

 

 

3. Administra el tiempo como un ninja. 

La flexibilidad para hacer tu horario es uno de los mayores atractivos de tomar clases en línea. Pero esa libertad también puede ser un problema si no tienes habilidades sólidas de manejo del tiempo. Si no te enfocas y sigues una agenda bien hecha, es posible que de un momento a otro te encuentres lavando trastes en lugar de estudiando.  

Aunque la forma de administrar el tiempo depende del horario, el estilo para aprender y la personalidad, hay prácticas que funcionan muy bien casi para todas las personas, por ejemplo: al comienzo del curso, taller o clase, revisa el plan de estudios y toma nota de las tareas principales. Márcalos en un calendario que puedas revisar todos los días para ver la carga de trabajo que se avecina. También deberías hacer un horario semanal en el que designes ciertas horas para leer, repasar tus notas y completar las tareas.  

 

 

4. Designa un lugar específico para estudiar 

El entorno de estudio o trabajo determina un porcentaje muy alto del éxito de cualquier tarea. 

Si bien es cierto que la flexibilidad para estudiar desde cualquier lugar es un atractivo de los cursos en línea, establecer una rutina es muy importante. Entiendo que algunos días puedes hacerlo desde casa, otros en la oficina o una biblioteca, pero no olvides que es importante que el espacio no tenga distracciones y permita enfocarte exclusivamente en el aprendizaje. 

Experimenta para descubrir qué tipo de entorno funciona mejor para ti. Mide dónde aumenta o disminuye tu efectividad. Dondequiera que elijas, asegúrese de tener acceso a Internet de alta velocidad para no pelear con una mala conexión que te impida acceder al material de estudio.  

Establecer un espacio de trabajo te ayuda a mantener el orden, tener los materiales de estudio, los archivos y las fechas de entrega a la mano; lo peor que te puede pasar es que pierdas el tiempo, no aprendas nada y nada más por escoger mal el lugar donde estudias.  

 

 

5. Disminuye las distracciones a nivel 0 

Cuando estudias en línea, desde Netflix hasta las redes sociales, pasando por la ropa sucia por lavar, tienen el potencial de convertirse en una distracción. Los mejores estudiantes en línea, los más comprometidos y los más exitosos saben cómo disminuir estas distracciones y reservar tiempo para concentrarse.  

Las distracciones están ligadas a tu personalidad. Algunas personas se pueden desconectar de todo, incluidos los ruidos creados por alguien más. Otras no necesitan un espacio completamente en silencio, solo tú sabes que te funciona.  

Independientemente de dónde elijas estudiar, considera apagar tu teléfono celular para evitar perder el enfoque cada vez que aparezca un mensaje de texto o una notificación. Y si todavía tiene problemas para resistir la tentación de revisar tu correo electrónico o navegar por la web, intenta descargar un bloqueador de sitios web.  

 

 

6. Identifica el horario y formato con el que aprendes más y mejor 

Una vez que haya establecido dónde vas a estudiar, identifica cuándo y cómo funcionas mejor. 

Si eres una persona matutina, tómate el tiempo para estudiar a primera hora. ¿Te consideras un búho nocturno? Reserva una o dos horas después de la cena para acomodarte en tu computadora. Si alguien requiere tu atención matutina o vespertina, trata de crear una sesión de estudio al mediodía mientras esa persona está haciendo algo más.  

No todos aprenden de la misma manera, así que piensa qué tipos de información o materiales te funcionan mejor para aprender, analizar y retener información.  

Si eres un aprendiz visual, por ejemplo, imprime las transcripciones de las videoconferencias para revisarlas. ¿Aprendes mejor escuchando? Asegúrate de incorporar tiempo en su horario para reproducir y reproducir todo el contenido del curso basado en audio y video.  

 

 

7. Participa activamente y aprovecha la red de estudiantes y profesores  

Casi todos los cursos online tienen plataformas de discusión, colaboración y apoyo, aprovéchalas. Participa en los foros en línea; si tienes dudas pregunta a los participantes y si tienes respuestas a las preguntas de alguien más, aporta tu conocimiento. Esto refuerza las cosas que has aprendido. Si sientes que te estás quedando atrás, habla. No espere hasta que una tarea esté casi terminada para preguntar, escríbele al profesor, se proactivo en pedir u ofrecer ayuda.  

Los foros o hilos de discusión son una vía extraordinaria para conocer personas, fortalecer relaciones y colaborar en el futuro. Recuerda, en línea no tienes la oportunidad de conocer a otros estudiantes como se hace cuando vas a la escuela, por eso tienes que ser más activo para llevar el conocimiento mucho más allá de la pantalla de un teléfono.  

Las clases en línea a veces pueden hacerte sentir como si estuvieras aprendiendo por tu cuenta, solito y sin nadie a tu lado, nada más lejos de la verdad. La mayoría de los cursos en línea se basan en el concepto de colaboración, con profesores e instructores que alientan activamente a que los estudiantes trabajen juntos para completar tareas y discutir lecciones.  

Construye relaciones con otros estudiantes participando en foros de discusión en línea. Tus compañeros pueden ser un recurso valioso cuando se preparan para los exámenes o cuando piden comentarios sobre las tareas. No tengas miedo de recurrir a ellos para crear un grupo de estudio virtual. Es muy probable que lo aprecien tanto como tú.  

 

 

Conclusiones: 

 

La educación en línea es una excelente opción para obtener ese título que querías y nunca pudiste estudiar, para actualizar tus conocimientos o para aprender lo que necesitas y entonces sí, trabajar en lo que más te apasiona. 

La educación no formal es altamente efectiva, pero tiene un secreto, depende completamente de ti, de tu compromiso y ganas de aprender.  

No olvides, la práctica hace al maestro, probablemente la primera vez que estudies en línea no le saques todo el jugo, pero con el tiempo lo puedes dominar. 

Muy importante, investiga mucho y compara cursos o clases hasta que encuentres lo que necesitas y te funciona, pero sobre todo, estudia cosas que te apasionen y que puedas utilizar rápidamente para obtener un beneficio.  

Ese es el verdadero éxito de la educación no formal. 

También te podría gustar:

2 señales de que eres un emprendedor

2 señales de que eres un emprendedor

¿Cómo saber que tienes que dejar de hacer lo que estás haciendo y emprender? ¿Qué señales tienes que ver, qué cosas te tienen que pasar, qué tienes que sentir para darte cuenta de que es el momento de dejar el trabajo o lo que estás haciendo, porque tienes que empezar...